sábado, 29 de mayo de 2010

El Salvador: Revive el temor en zonas vulnerables


30.05.2010

Las incesantes lluvias revivieron ayer el temor entre los habitantes de Verapaz, en San Vicente; la colonia Málaga, en San Salvador; y diversos lugares en todo el país que han vivido desastres naturales y son catalogadas como zonas de alto riego.
En Verapaz, las personas se mostraron temerosas que un nuevo deslave, similar al que bajó del volcán Chichontepec en noviembre de 2009, volviera a ocurrir.

“Me llevo a mi familia para Cojutepeque, allá los voy a tener mientras pasa el peligro. Mi esposa y mi hijo tienen miedo y no quieren pasar la noche aquí”, expresó Roberto Nóchez, habitante de Verapaz.

Aunque la alcaldía habilitó como albergues el centro escolar del cantón San Isidro y la iglesia parroquial, la mayoría de personas decidió dejar la ciudad. No hay un dato oficial, pero según los vecinos al menos un 30% de los residentes de la ciudad salió ayer de Verapaz.

Antonio Hernández, alcalde municipal, dijo que la mayoría de personas deseaban ser evacuadas por precaución debido al trauma que mantienen por el derrumbe de 2009.

En el vecino municipio de Guadalupe, 30 familias fueron evacuadas debido a la amenaza de deslaves en el volcán Chichontepec.

Asimismo, la probabilidad de más lluvia por la noche hizo que la comisión de protección civil de Guadalupe evacuara a todas las personas que viven a orillas de las quebradas para albergarlas en la iglesia católica de la ciudad.

Mientras que en Tepetitán, San Vicente, las evacuaciones de las zonas de riesgo comenzaron por precaución, debido al temor de las personas.

La casa comunal de la ciudad fue insuficiente para albergar a las familias evacuadas. “Estamos muy preocupados, la gente tiene miedo, las calles ya están llenas (de agua) y la amenaza de quedar incomunicados nos preocupa mucho”, dijo Ana Jovel, alcaldesa de Tepetitán.

Crecidas en río Acelhuate
Un niño se pone en puntillas para ver sobre el barandal del puente en la colonia Málaga, cercana al centro de San Salvador. Quería ver el río que ayer rugía como un mar, alimentado por el agua lluvia de la tormenta tropical Agatha. En la capital, el río Acelhuate se convirtió en el vecino no deseado del que todas las personas estaban pendientes.

Los vecinos de las colonias San Antonio, El Arco y Málaga visitaron el puente sobre el río continuamente para ver el nivel de las aguas. Durante el día se presentaron dos momentos de crecida, uno a las 2 de la tarde y el segundo cerca de las 3:30 de la tarde.

“Estamos preocupados, yo voy a ver la casa de mi mamá a dos cuadras del río que siempre se le inunda el drenaje, porque como va a dar al Acelhuate y cuando se satura se comienza a llenar todo de agua”, expresó Wilfredo Quijano, quien ha vivido 50 años en la Málaga, bajo una capa azul que lo protegía de la copiosa lluvia.

Aguas abajo, el personal de la Alcaldía de San Salvador ya movilizaban a las primeras personas de las comunidades Minerva y El Carmen, ante la inminente crecida del río y el peligro que corrían los habitantes del lugar.

Lejos de allí, otros empleados de la comuna realizaban trabajos contra el tiempo, tratando de habilitar el paso sobre la calle 5 de Noviembre, frente a las instalaciones del Cuerpo de Agentes Metropolitanos (CAM). En ese lugar, una tubería bajo el asfalto no soportó la cantidad de agua y sucumbió convirtiéndose en una pequeña fuente.


“Lo más seguro es que haya una pequeña cárcava debajo de la calle, y tratamos de hacerle una salida al agua para que no sucumba por completo, y como este debe de haber muchos lugares, en San Salvador todavía hace falta una inversión millonaria para el manejo de aguas lluvias”, acotó Toni Sandoval, encargado de proyectos municipales de la Alcaldía de San Salvador.

Sin embargo, no solo las aguas de los ríos y en las cañerías bajo las calles eran un peligro en la ciudad capital. En la colonia Montebello, más cercana al volcán de San Salvador, elementos de la Policía Nacional Civil (PNC) realizaban evacuaciones a los albergues.

Riesgo de derrumbes
Diecinueve familias de la comunidad El Manantial, en el norte de Santa Ana, fueron evacuadas ayer ante el riesgo de un derrumbe en el lugar.

Lo irónico es que la comunidad es un lugar de reubicación para las familias por la última erupción del volcán Ilamatepec. El número de albergados es de 150.

Según el alcalde de Santa Ana, Francisco Polanco, a todas las personas se les brindarán alimentación y techo mientras sea necesario, hasta que las condiciones del clima mejoren.

En Ahuachapán, las lluvias producto de la tormenta tropical Agatha ocasionaron leves inundaciones en el cantón Garita Palmera. En horas de la tarde se constató que el nivel de agua en unas 10 viviendas alcanzaba al menos los dos metros de altura. Pese a ello, Gobernación de Ahuachapán no reportaba todavía la evacuación de familias en la zona, y los habitantes se mantenían alertas por si las autoridades les solicitaban trasladarse hacia el cantón Cara Sucia.

0 comments:

Publicar un comentario en la entrada

Otro sitio de la red Mundial de Jesucristo Hombre, Dr. José Luis De Jesús. Con la tecnología de Blogger.